jueves, 27 de diciembre de 2012

La maldición de Tutankamón - 2ª Parte

La malaria y una enfermedad ósea causaron la muerte prematura de Tutankamón a los 19 años de edad, según un estudio paleogenético que también revela su linaje y que con toda probabilidad era hijo del faraón Akenatón.
Los resultados de la investigación, llevada a cabo entre septiembre de 2007 y octubre de 2009 por el Dr. Zahi Hawass, del Consejo Supremo de Antigüedades de El Cairo y sus colegas, se publicaron en la revista científica Journal of the American Medical Association (JAMA).
Zahi Hawass, en el Museo Egipcio de El Cairo con las momias de los parientes de Tutankamón. /AP
Los científicos llevaron a cabo exhaustivos análisis antropológicos, radiológicos y del ADN de la momia de Tutankamón y otras diez momias de la época (entre 1410 y 1324 a.C) posiblemente emparentadas con él, de las cuales sólo se conocía a ciencia cierta la identidad de tres.

La momia de Tutankamón, sin el vendaje. /AP
El estudio permitió poner nombres a varias de las momias anónimas, entre ellas la KV35EL que fue identificada como la de Tiye, madre del faraón Akenatón y abuela de Tutankamón, y la misteriosa momia KV55, que con toda probabilidad es la de Akenatón, padre del que fue el último rey legítimo de la dinastía XVIII (entre 1550 y 1295 a.C)

Según sus conclusiones, el lazo paterno-filial entre Akenatón y Tutankamón se desprende de los numerosos rasgos antropológicos característicos y del grupo sanguíneo idénticos que comparten ambas momias. Los científicos hallaron varias patologías como el mal de Köhler, que consiste en una necrosis avascular (por falta de riego sanguíneo) del hueso navicular del pie, y la presencia del parásito de la malaria en la momia de Tutankamón, así como en las de varios de sus familiares.

"Estos resultados señalan a la necrosis avascular ósea y la malaria como causas más probables de la muerte de Tutankamón", un diagnóstico que se ve corroborado por el hallazgo de bastones para andar y de toda una farmacia dentro de su tumba, según los autores.

La momia de Akenatón. /AP
Esta consanguinidad pudo ser causa de las muchas dolencias que aquejaron a Tutankamón. Hawass negó con rotundidad que su muerte fuera un asesinato y la atribuyó a los "múltiples problemas de salud" del joven rey.
Para entenderla la historia hay que viajar al Valle de los Reyes. Allí, en la tumba KV35, el francés Victor Loret encontró en 1889 las momias de una mujer mayor con pelo (KV35EL), que Hawass señaló como la de la reina Tiye (también de cuerpo presente en la segunda vitrina), y otra, la KV35YL, perteneciente a una mujer más joven y que fue identificada en su día por la británica Joann Fletcher como la de Nefertiti.

La momia de la madre de Tut y, detrás, la de su abuela Tiye. /AP
Con los análisis de ADN en la mano, Hawass puso las ramas del árbol genealógico de Tutankamón en su lugar: «Hemos confirmado que la anciana con cabello fue la esposa de Amenofis III, la madre de Akenatón y la abuela de Tutankamón», explica. «Y la momia de la mujer joven, que pensábamos que era Nefertiti, es la madre de Tut, pero es también hija de Amenofis III y de la reina Tiya, por tanto es la hermana de Akenatón y no puede ser Nefertiti», aclara Hawass.
El incesto era común entre la realeza, según el experto egipcio. «Un rey podía casarse con su hermana y con su hija porque era un dios, como Iris u Osiris, pero era una costumbre sólo entre los reyes y las reinas». Akenatón, padre de Tutankamón, se casó con Nefertiti, conocida por su belleza, pero no tuvieron hijos varones. Concibieron seis hijas. Por ese motivo, el faraón revolucionario que instauró el monoteísmo en el antiguo Egipto se casó con otra mujer en un intento de engendrar un hijo varón.

Zahi Hawas. /AP
Según los textos, la identidad de la segunda esposa corresponde con Kiya, quien podría ser la madre de Tutankamón, y ningún documento niega que, además, pudiera ser hermana de Akenatón. Sin embargo, no hay ninguna prueba que demuestre que la momia llamada KV35-YL (la mujer joven que el ADN ha demostrado que es la madre del joven faraón) sea Kiya.
Si el enigma de la madre de Tutankamón parece difícil de resolver, todo se complica con la posibilidad de que Akenatón engendrara a su heredero con una de las seis hijas que tuvo con la bella Nefertiti (algunos expertos especulan que pudiera ser Meritatón). En todo caso, la maldición de Tutankamón descansa en sus genes, producto de las endogámicas relaciones familiares de la realeza.
Bibliografía:
CORRAL, M. G. (2010, Feb 21). Tutankamón nació del incesto. El Mundo. Retrieved from http://search.proquest.com/docview/435168629?accountid=12268
MATEY, P., & TRIST, R. M. (2010, Feb 17). Tutankamón murió por culpa de la malaria. El Mundo. Retrieved from http://search.proquest.com/docview/435176162?accountid=12268
NURIA, T. (2010, Feb 18). Nefertiti no era la madre del rey zahi hawass redibuja ante tres momias el árbol genealógico de tutankamón. El Pais. Retrieved from http://search.proquest.com/docview/370641993?accountid=12268

No hay comentarios:

Publicar un comentario